lunes, 23 de abril de 2018

Banners: un pequeño desafío publicitario


En alguna ocasión, al preguntar a un cliente sobre qué tipo de banner ha pensado para publicitar su web, he escuchado con estupor frases como: "no importa, el que tú creas..."; o "cualquiera, da lo mismo". Esto no sólo es un error a todas luces, sino una manera casi asegurada de derrochar tiempo y dinero en publicidad que no será eficiente.

Recordemos que un banner es un elemento gráfico y como tal deberá reunir ciertas características de base, pero al mismo tiempo es una poderosa herramienta capaz de atraer visitantes a nuestro sitio, y por ende a nuestra empresa, provenientes de otros sitios con los que hayamos establecido intercambios o en los que hayamos contratado un espacio publicitario.

En cualquier caso,  no tiene sentido invertir una determinada cantidad de dinero en crear una web atractiva y eficaz, si uno de los medios para promocionarla (el banner) no reúne los requisitos mínimos para cumplir su objetivo.

He aquí algunos consejos para tener en cuenta a la hora de diseñar, o encargar el diseño, de un banner publicitario:

Debe contener información precisa, breve (no insuficiente) y concisa.

Debe contener las "ideas fuerza" del producto o servicio.

Sencillo, de fácil lectura (tipografía simple) e imágenes claras
Si bien los banners animados resultan más atractivos visualmente, no debemos abusar de esa opción pues podemos obtener el efecto inverso y agotar al potencial usuario. El equilibrio en la estética imprescindible.

Aunque las velocidades de conexión han mejorado sustancialmente en los últimos tiempos, es probable que un banner que pese más de 15Kb tarde demasiado en cargarse y el usuario se haya ido antes de poder visualizarlo.

Los colores, formato, tipografía deben estar acordes a la estética de nuestro propio sitio, pero es preferible optar por los colores más claros y brillantes a fin de captar mejor la atención del usuario.

Un elemento simple, pequeño y de fácil construcción como un banner, puede resultar determinante en la decisión de un potencial cliente de visitar nuestro website o de adquirir un producto o servicio. Menospreciar su capacidad o desatender su calidad puede ser un grave error de mercadeo que conviene evitar.

0 comentarios:

Publicar un comentario